Diario peligroso. Día 60.

“Que murió Gabriel García Márquez”, me dice mi papá mientras estamos sentados a la mesa, a punto del almuerzo.

“No puede ser”, le digo, “si he estado metido en internet todo el día y ahí no he leído que se haya muerto”. “Pues sí”, se apura a decir mi mamá, “ya lo pasaron en la tele y sí, ya se murió”.

“Y sí, ya se murió”, digo yo después, cuando confirmo lo que la red de redes me había escamoteado a lo largo de medio día. Bien muerto que está, ahora sí, “el Gabo”. Pero no su literatura. No su leyenda que parece haberse construido alrededor de su figura bonachona, de sus mostachos infaltables, de sus imborrables personajes.

De éstos, le sobreviven, por lo menos, una veintena: todos los Buendía, Remedios (asunta al cielo y bella), Mauricio Babilonia (cuyas mariposas amarillas se embellecen gracias a Óscar Chávez), el pobre coronel sin remitentes, el decrépito (pero enamoradizo) Florentino Ariza, la emputecida Eréndira y su proxeneta abuela, la Mamá Grande …

Si algo tuvo García Márquez fue que supo conservar incólume, hasta el final, su prestigio, su aura de clásico viviente de las letras de esa América Latina que, si algo le debe, es el sitio que consiguió ganarse particularmente a partir de ese portento (prostituido, igual, a fuerza de lecturas facilonas): Cien años de soledad.

El hombre al que conocí (e inicialmente odié merced a una lectura obligada de su novela más célebre, encargada por mi profesora de Lectura y Redacción en la preparatoria) se ha ido hoy. Qué pena que ahora nos falte cuando muchos, como yo, ya habíamos aprendido a amarlo desde hacía tiempo.Qué pena que haya muerto hoy tan temprano. Y yo sin saberlo.

Francisco Payró

Macultepec, Tabasco, 1975. Economista y escritor. Autor de los libros de poesía "Bajo el signo del relámpago" y "Todo está escrito en otra parte", así como del conjunto de ensayos "Tradición y búsqueda en el trópico: ensayos sobre poesía tabasqueña contemporánea".

Un comentario a “Diario peligroso. Día 60.

  1. ANA CELIA DE LA CRUZ DE LA CRUZ
    19 Abril, 2014 at 12:51 am

    sorprendente la noticia, un gran escritor de nuestros tiempos, me alegro mucho haber leido una de sus mas celebres obras ,Bendita maestra que por obligacion nos hizo leer tamaño libro, asi inicie mi camino por la lectura , no lo odie al contrario, me llevo a crear un mundo lleno de imaginaciòn y el final de cada pàgina me obligaba a leer la siguiente, tratando de adivinar que pasaria con Arcadio Buendia

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *