Diario peligroso

 

Corazón en llamas, de Andrés Fernández. pintura en acrílico.

Acompañé a papá al cardiólogo. Hace apenas unos días tuvo una arritmia que nos alertó sobre el estado de su corazón, y para no jugar con fuego ha querido revisarse.

Lo atendió en su consultorio el doctor Díaz Zamudio, quien en su momento trató al abuelo Salvador de sus males cardíacos y goza entre la familia de un prestigio bien ganado debido a los años que ayudó a prolongar la vida del viejo. El doctor revisó a papá y le practicó un electrocardiograma. El resultado no muestra, aparentemente, una situación crítica en el corazón de mi padre pero eso no significa —le dijo el médico— que pueda extralimitarse. Deberá de ahora en adelante cuidar su alimentación, no hacer tareas o trabajos extenuantes y, sobre todo, moderarse en el consumo de esas bebidas alcohólicas a las que es tan afecto.

Papá conversa animadamente con el doctor mientras éste valora su estado de salud. Hablan del abuelo Salvador y de la abuela Nanda, de los recuerdos que guarda el doctor de ellos cuando atendía al viejo de las consecuencias de aquel infarto que lo llevó a sobrevivir casi con medio corazón; hablan de beisbol —deporte al que los dos han resultado ser afectos— y del gusto de papá por los “alipuses”.

Yo le pregunto al doctor expresamente por la posibilidad de que papá pueda seguir bebiendo después de que le ha ocurrido la arritmia y él responde que sí, pero con el cuidado que su estado de salud amerita. La pregunta es importante sabiendo, como sabemos papá y yo, que él nunca dejará de consumir alcohol. Parece que lo lleva en la sangre.

Cuando la consulta termina, papá se despide del médico cordial y agradecido. Llevamos con nosotros un papelito con el electrocardiograma, que él terminará dejando olvidado en el vehículo. Antes de volver al pueblo pasamos a un autoservicio para comprar algunas cosas que debe llevar a casa. Yo compro por mi parte un disco con mambos de Pérez Prado que escuchamos y disfrutamos juntos mientras vamos de regreso.

Acerca del autor

Francisco Payró
Macultepec, Tabasco (1975). Economista y escritor. Autor de "Bajo el signo del relámpago" y "Todo está escrito en otra parte". Ha publicado poesía, ensayo y cuento en diferentes medios y suplementos culturales de circulación estatal y nacional.

About Francisco Payró

Macultepec, Tabasco (1975). Economista y escritor. Autor de "Bajo el signo del relámpago" y "Todo está escrito en otra parte". Ha publicado poesía, ensayo y cuento en diferentes medios y suplementos culturales de circulación estatal y nacional.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *