Ars poética

Todo comienza con una palabra. Cualquiera. En realidad, cualquiera que me comunique un sentido. Mejor: más que un sentido, talvez una idea musical cuyos compases son dictados a tientas por mi respiración –o por los latidos de un corazón ansioso como el mío.

En este punto también podría decir que soy poundiano, que procuro tratar “la cosa” sin rodeos, que escatimo en detalles y adjetivos, y que la música debe llevarme de aquí y de allá, sin más orden que el que la cadencia quiera. Fiel, por otro lado, a la frase del legendario Pope, que siempre quiso que el sonido fuera una especie de “eco” del significado, me apresto a recorrer las cimas y los valles del poema, sabiendo que el abismo acecha. Sí, el terco abismo, enfundado en las ropas de lo falso. Quiero decir, arropado en aquello que está lejos de lo que en realidad me constituye. A propósito de esta idea, hace ya algunos años escribí estos breves versos:

TRAICIÓN

Releo el verso hecho
y al tiempo me digo:
¡No puedo ser eso!

La poesía estará en el poema que hable de mí o no estará en ningún lado. Quizá pueda ensayar esta simple afirmación como la esencia misma de mi poética. Ninguna otra cosa me parece, por cierto, tan verdadera.

Francisco Payró

Macultepec, Tabasco, 1975. Economista y escritor. Autor de los libros de poesía "Bajo el signo del relámpago" y "Todo está escrito en otra parte", así como del conjunto de ensayos "Tradición y búsqueda en el trópico: ensayos sobre poesía tabasqueña contemporánea".

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *