Dos novelas memorables de Adolfo Bioy Casares.

Se incluyen en este libro, editado por la Casa de las Américas de Cuba, dos novelas memorables del célebre escritor argentino Adolfo Bioy Casares: La invención de Morel y El sueño de los héroes. Me atendré a lo señalado en el prólogo por José Miguel Sardiñas Fernández respecto a la significación y la hechura de ambas novelas.

En lo que atañe a La invención de Morel, Borges ha señalado en su célebre prólogo a la novela que ésta comparte con la novela de peripecias o aventuras el rigor estructural intrínseco y el carácter de artificio verbal. La novela resuelve de manera fantástica (no sobrenatural) los prodigios desplegados, renueva el viejo tema de la duplicidad de mundos o del eterno retorno, es de imaginación razonada y tiene una trama perfecta.

Adolfo Bioy Casares, Dos novelas memorables: La invención de Morel y El sueño de los héroes, Cuba, Casa de las Américas, 2000.

En La invención de Morel está presente la idea de “causalidad mágica” que Borges y Bioy sostenían, y por la que la narración debía ser un engranaje perfecto en el que cada detalle tuviera una unción prevista y no hubiera elementos gratuitos o decorativos. En la novela hay también una caracterización psicológica de los personajes. Se trata de la historia de un suicidio amoroso, de la necesidad de vencer el sentimiento de separación y de una experiencia de la incomunicación más absoluta. La novela de Bioy puede verse en muchos sentidos como uno de los precedentes más importantes de la literatura fantástica latinoamericana.

A diferencia de La invención de Morel, la historia de El sueño de los héroes trancurre en una época y en unos lugares reconocibles: Buenos Aires, entre 1927 y 1930. En ella, Emilio Gauna —su personaje principal— tiene deudas con un pasado que intenta recuperar, juega a provocar la repetición de los hechos que, para su tragedia, terminan por repetirse inexorablemente.

En esta novela, el tiempo es el recurso al que apela el autor para romper la linealidad de la trama. Aquí los personajes cargan con un conjunto de valores y de problemas éticos. Por otro lado, es evidente la influencia en esta obra de la literatura gauchesca, en la que las relaciones entre sus personajes, su sistema de valores y los móviles de su comportamiento terminan por definir la naturaleza de la trama.

En El sueño de los héroes el mundo de los valores viriles —donde el enfrentamiento cuerpo a cuerpo con cuchillo termina por conducir a la muerte del protagonista— adquiere especial relevancia por la fatalidad que introduce en la historia de la novela.

Para finalizar su prólogo, Sardiñas Fernández señala que en la obra de Bioy “la incoherencia esencial, la necesidad de acatar maravillas no pedidas a cambio de normalidades esperadas, milagros que no se han deseado en lugar de la cuota de simple realidad que creíamos merecer, marcan toda una zona de la narrativa de Bioy Casares.”

Algunas líneas de El sueño de los héroes:

No perdió el empleo, porque Lambruschini era persona buena y tolerante y no perdió la amistad de Larsen, porque la amistad es una humilde cenicienta, acostumbrada a las privaciones.

Lo que un hombre debe tener es una suerte de generosidad filosófica, un cierto fatalismo que le permita estar siempre dispuesto, como un caballero, a perder todo en cualquier momento.

…hay generosidad en la dicha y egoísmo en la aventura.

…había que cuidar los recuerdos, porque eran la vida de cada uno.

La primera persona que habla en La invención de Morel.

Por fin, el temor a la muerte me libró de la superstición de incompetencia; fue como si se hubiera acercado por vidrios de aumento: los motores dejaron de ser un casual montón de hierros; tuvieron formas, disposiciones que permitían entender su cometido. Desconecté, salí. En el cuarto de máquinas pude reconocer (además de la bomba de sacar agua y el motor de luz, ya mencionados): a) Un grupo de transmisores de energía vinculadas al rodillo que hay en los bajos; b) Un grupo fijo de receptores, grabadores y proyectores, con una red de aparatos colocados estratégicamente que actúan sobre la isla; c) Tres aparatos portátiles, receptores, grabadores y proyectores, para exposiciones aisladas…

El narrador omnisciente de El sueño de los héroes.

Entró en el salón del café Platense, notable por los globos de cristal que lo iluminaban, colgados de largos cordones cubiertos de moscas. Los muchachos no estaban ahí. Los encontró en los billares. Cuando Gauna abrió la puerta, el Gomina Maidana se preparaba para hacer una carambola…

ENTRADAS RELACIONADAS:

Francisco Payró

Macultepec, Tabasco, 1975. Economista y escritor. Autor de los libros de poesía "Bajo el signo del relámpago" y "Todo está escrito en otra parte", así como del conjunto de ensayos "Tradición y búsqueda en el trópico: ensayos sobre poesía tabasqueña contemporánea".

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *